febrero 20, 2024

Analizan nueva emisión de bonos para acceder a recursos

La economía boliviana presenta indicadores positivos, pero también negativos. La inflación más baja de la región con un costo alto para los bolivianos y una pérdida del poder adquisitivo entre 155 a 20%.

Fuente: eldiario.net

Ante un mejoramiento de los bonos soberanos en el mercado internacional, el Gobierno analiza una nueva emisión, aunque no hay fecha, para acceder a recursos frescos y destinarlos a la inversión pública, pues las recaudaciones ya no son suficientes, ni para cubrir los gastos del Gobierno.

El pasado fin de semana economistas señalaron que parte de la deuda externa que adquiere el gobierno no sólo se destinará a la inversión pública sino, principalmente, para el pago del servicio de la deuda contraída y el gasto corriente.

El economista y exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB), Gabriel Espinoza, indicó que en el primer cuatrimestre de la presente gestión Bolivia recibió un flujo de divisas de 200 millones de dólares, pero en servicio de deuda la cifra superó los 400 millones.

Entre tanto, el economista Darío Monasterio señaló que todos los ingresos que vienen se ponen en una sola bolsa, tanto para inversión pública como para gasto corriente, debido a que los ingresos son insuficientes, hasta para pagar sueldos.

Inflación y deuda

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, presentó los indicadores económicos nacionales e internacionales, aseguró que Bolivia mantendrá su nivel de crecimiento y baja inflación. Con respecto a la inflación evitó dar una cifra.

Sin embargo, el analista financiero Jaime Dunn, en varias oportunidades en entrevistas, dijo que la inflación más baja de la región tiene un costo alto, de 2.000 millones de dólares.

A la pregunta cuánto representa para los bolivianos la inflación baja, Montenegro señaló que se debe hacer una comparación de costos de oportunidad, ya que dejar al libre mercado que ponga los precios en todos los productos significaría inflación y que la economía funcione desordenadamente.

Dijo cuánto costaría dinamizar nuevamente la economía ralentizada, ya que se debería aplicar políticas económicas para la producción y la preservación del empleo. «Ya no podemos volver a ese escenario de desesperación (…)», resaltó la autoridad.

Por otra parte, con referencia a la deuda externa, Montenegro dijo que se bajó de 30% a 29,3% con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), debido al aumento del PIB nominal, se observa una breve disminución y endeudamiento controlado.

Además, dijo que hay una ventana de oportunidad tras mejorar la cotización de los bonos soberanos, después de llegar a un umbral complicado, mostró una recuperación en las últimas semanas.

Ante el lento avance en la aprobación de créditos externos en la Asamblea Legislativa, están viendo la posibilidad de aprovechar los espacios del mercado para emitir bonos y acceder a los recursos a través de esta fuente.

Aseguró que hay créditos aprobados de organismos internacionales, pero dónde se tiene que perfeccionar es justamente en la Asamblea, ya que los recursos se invertirían y ayudaría a expandir la economía, así como diversificar la oferta exportadora.

Para el presidente del Colegio de Economistas de Tarija, Fernando Romero, sobre el tema de los bonos, dijo que es muy coyuntural, éstos han mejorado por las señales enviadas por el gobierno tras la aprobación de la Ley del Oro, a los inversores y al mercado, ya que muestra que hace algo para fortalecer las Reservas Internacionales, que según el último dato del 8 de febrero, alcanzaban a 3.500 millones de dólares.

Romero asegura que los bonos no solucionarán el problema que tiene la economía, falta de liquidez, en especial de dólares, pues solo son parches, ya que se requiere políticas estructurales.

Apuntó que la deuda externa tiene un precio, que es el costo social y oportunidad de dirigir estos recursos al sector productivo, pero no se lo hace y se destinan a otras áreas improductivas.

Los créditos externos son parches temporales que sólo buscan cerrar la actual gestión de la mejor manera, comprometiendo a las futuras generaciones, no sólo de este gobierno, sino de los que vienen.

Subvención
Romero sostiene que la subvención conlleva un costo de oportunidad, ya que estos recursos se podrían destinar a sectores más productivos que generen recursos, así como empleos formales para la población.

Aunque la subvención no representa un porcentaje significativo respecto al PIB, el daño colateral es alto, y no sólo beneficia a la población sino también a aquellos que se dedican al contrabando de combustibles.

Asimismo, indicó que si bien las estadísticas señalan una inflación baja, pero en el primer cuatrimestre de la presente gestión el poder adquisitivo cayó entre 15% a 20%.

Déficit

Por otra parte, con respecto a la reducción del déficit en el primer cuatrimestre, Romero dijo que a comienzos de año el gasto público tiene niveles bajos en el Gobierno Central, departamental y municipal, pero habrá que ver a finales de gestión, por ello la cifra positiva, pero opina que el 2023 cerrará nuevamente con cifra negativa.