marzo 4, 2024

Aragonés: “El árbitro se vendió, el fútbol boliviano es una mafia”

El director deportivo del club cruceño no ocultó su molestia por el arbitraje del tarijeño Jorge Justiniano, quien tuvo una actuación polémica en el duelo entre San Antonio y Ciudad Nueva Santa Cruz.

[ Foto: Club Nueva SCZ ] El técnico ‘Copito’ Andrada y el Director Deportivo, Carlos Aragonés, no ocultaron su molestia por el arbitraje.

Fuente: Unitel

La eliminación de Ciudad Nueva Santa Cruz de la Copa Simón Bolívar a manos de San Antonio de Bulo Bulo dejó al equipo cruceño disconforme, pero no por el rendimiento del partido, sino por la actuación del árbitro Jorge Justiniano, quien tuvo una polémica actuación, según los dirigentes del equipo cruceños.

Luego del final del partido, los jugadores y cuerpo técnico del cuadro cruceño fueron a increpar al juez Justiniano por sus decisiones en el campo de juego. Entre los más molestos estaban el entrenador Víctor Hugo ‘Copito’ Andrada y el director deportivo, Carlos Aragonés, este último criticó duramente la situación del balompié nacional.

“Estoy hasta sin palabras porque nos han robado de una forma asquerosa, el fútbol boliviano tiene que cambiar porque sino se cambia, vamos a seguir en lo mismo. En la previa decían que tenían que cambiar al árbitro, que estuvo castigado ocho meses, que no contempló nada, desde el primer minuto estuvo contra nuestra, aprovechó que no hubo televisión en directo para hacer sus anchas”, dijo Aragonés.

Pero la calentura de Carlos Aragonés fue más allá, al denunciar que existe una mafia en el fútbol boliviano, comenzando por la comisión de árbitros de la Federación Boliviana de Fútbol, liderada recientemente por el chuquisaqueño José Jordán.

“El esfuerzo de todo un año, queda en nada por alguien que se vendió, el árbitro es un vendido, me pueden castigar de por vida si quieren, pero lo denunció. Todo esto es una mafia, el fútbol boliviano es una mafia, comenzando por los árbitros”, remarcó Aragonés.

Ciudad Nueva Santa Cruz quedó fuera de la final de la Copa Simón Bolívar tras caer por 5-3 ante San Antonio de Bulo Bulo, jugando con un hombre menos y un penal en contra, cobrado de forma polémica.