abril 14, 2024

¿Cómo ayudaría un banco de yuanes a la economía de Bolivia?

Para el analista económico Gonzalo Chávez, hablar de tener un banco en yuanes es una “cortina de humo”.

Fuente: Red Uno

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, dijo que era “ventajoso” contar con un banco que opere con yuanes en Bolivia. 

“El yuan es una divisa que es parte de la canasta de los DEG (Derechos Especiales de Giro), es una divisa que está tomando mucha importancia en el comercio mundial. Entonces, vale la pena tener abierta una cuenta o tener, quién sabe, un banco operando en yuanes”, aseguró la autoridad la pasada jornada.

Al respecto, el analista económico Gonzalo Chávez indicó que, primero, es importante considerar que Bolivia no conoce el nivel de reservas internacionales hace cuatro meses. La última vez que el Banco Central de Bolivia (BCB) informó sobre las reservas internacionales fue el 8 de febrero del 2023. Esta información es un bien público y un derecho ciudadano.

“No sabemos cuántos dólares hay, no sabemos si hemos vendido el oro, a cuánto y cuánto hemos gastado. No sabemos cuánto hemos utilizado de los Derechos Especiales de Giros, si lo hemos hecho en yuanes ya o si lo hemos hecho en dólares. En ese contexto, salen estas cortinas de humo de parte del gobierno ante posibilidades que podrían funcionar, pero en el mediano y largo plazo y tal vez solamente en el comercio bilateral con China”, cuestionó Chávez.

El año pasado, Bolivia exportó a la China 800 millones de dólares, e importó, $us 2500 millones. Entonces, hay un déficit de 1.700 millones de dólares.

“Si quisiéramos comenzar a pagar en yuanes, tendríamos que convertir estos 1.700 millones dólares a yuanes, eso es como 12.000 millones de yuanes, que no los tiene el Gobierno. Si este año se repite esa cifra, se tendría que agarrar un préstamo de los chinos, de ese valor. Otra alternativa es que ya Brasil, Argentina y otros países paguen en yuanes. Otra alternativa es que se vaya al mercado internacional a buscar yuanes, pero para eso hay que llevar dólares”, consideró el economista.

Por eso, todavía tienen que cambiar muchas cosas para que un banco de yuanes funcione en Bolivia.

“Somos deficitarios en términos comerciales. En este instante, Bolivia necesita importar diésel. Pero si va a Venezuela y paga con yuanes, no le van a aceptar; lo mismo si compra harina de la Argentina, van a pedir dólares. Cosas más sencillas, si una persona quiere irse de luna de miel a Cancún y lleva yuanes, no le van a aceptar, le van a pedir dólares. Nos guste o no todavía el grueso del comercio exterior boliviano latinoamericano y mundial se lleva a cabo con dólares”, afirmó.

Asimismo, consideró que la propuesta del ministro es una idea retórica que más parece un posicionamiento ideológico porque no resuelve el problema de fondo.

“La escasez de dólares que tenemos en Bolivia no se va a resolver con yuanes, aunque llegaran mañana. Estamos raspando la olla porque, por ejemplo, estamos tan necesitados de dólares, que vamos a parar la industria de la urea para venderle el gas a la Argentina y que nos pague en dólares, o ¿estaremos esperando que nos paguen en yuanes? El gobierno debería comenzar a tomar medidas mucho más concretas para una mayor y rápida recuperación de dólares y dejarnos de cuentos chinos“, agregó.

Chávez comentó que un banco de yuanes, probablemente, serviría solo para quienes, en el futuro, importen de China.

“Supongamos que mañana comenzamos a transar en yuanes. Con los chinos tenemos ya un déficit y eso significa que tenemos que pagarles más yuanes, que no los tenemos. Podrían venir de un préstamo o de comprar yuanes en el mercado internacional, pero para eso se van a necesitar dólares. Entonces, es una idea que, probablemente, en el mediano y largo plazo podría funcionar”, explicó.

El analista también comentó que la idea de utilizar una moneda que no sea el dólar es antigua, pero no ha dado resultados. Por ejemplo, en los años 80 se comenzó con el euro, que todavía no ha sustituido al dólar. También, se habla desde hace muchos años de la moneda común latinoamericana, llamada el ‘gaucho’ o el “sur”, entre otros varios nombres, pero hasta ahora no pasa nada. Del mismo modo, se consideró tener una moneda como de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), pero no se concretó.

“El comercio en este instante continúa siendo en dólares. Puedes salir de vacaciones, llevar yuanes a Venezuela, Argentina o Europa, pero probablemente vas a poder pagar muy pocas cosas o vas a perder en las transacciones. Si quieres importar cosas con yuanes, varios países no van a aceptar. Es una idea que la presentan como un globo de ensayo, como un posicionamiento ideológico en la geografía política internacional, pero, en la práctica, no existe nada de eso. Lo que necesitamos es dólares”, concluyó Chávez.