marzo 4, 2024

“Mora todavía es relativamente pequeña”, dice analista y destaca solidez del sistema financiero

La ASFI instruyó la reprogramación de los créditos de prestatarios afectados por factores ajenos, entre ellos el paro por el Censo. El analista Jaime Dunn advierte que “la mora está creciendo lentamente”, sin embargo, destacada la solidez del sistema.

[ABI] / Foto referencial de billetes de bolivianos.

Fuente: Unitel

De acuerdo con los más recientes datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), durante el primer cuiatrimestre de 2023 se ha registrado un incremento de la mora.

A ese panorama se suma la caída en los depósitos, aunque se registra un incremento en la cartera de los créditos.

Sin embargo, la ASFI puntualiza en su publicación que “la disminución de los depósitos en abril de 2023 se debe a que no se incluye información del Banco Fassil SA considerando que fue intervenido según lo dispuesto en la Resolución ASFI/539/2023 de 25.04.2023”.

El analista y experto en economía Jaime Dunn puntualizó que “el sistema financiero es todavía solvente, es un sistema que ha podido aguantar todos los embates que se han estado suscitando desde la pandemia con un alto nivel de éxito”.

En ese marco, señalo que el informe publicado por ASFI “tiene un sesgo hacia la baja muy grande por los efectos de Banco Fassil”.

Mora

En abril la mora se ubicó en 2,8%, tres décimas más que el mes pasado, cuando se cifró 2,5%.

En 2022 este índice se situó en 2,2% al cierre de la gestión. En abril se cifra una mora de Bs 5.485 millones.

“A pesar de que la mora está por debajo del 3%, a abril cerca del 2,8, evidentemente es una mora todavía relativamente pequeña, pero es una mora con muchas preguntas y mucha historia”, dijo el analista en un contacto con Unitel.bo.

Dunn puntualizó que “hay mucho efecto de la reprogramación y los diferimientos por lo cual la representación de ese porcentaje no es totalmente transparente”.

En su criterio, “hay mucha mora y muchos problemas que están escondidos dentro de este manto legal que se ha dado de reprogramar y diferir créditos, no solo por la pandemia sino también por la crisis en Santa Cruz”.

Este índice se refiere a las operaciones de crédito con más de 30 días de incumplimiento en sus pagos.

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) instruyó a principios de mes la reprogramación de los créditos de prestatarios que no pueden cumplir con el pago de sus créditos por factores ajenos, entre ellos la crisis en Perú y el paro por le Censo.

En este beneficio están incluidos los trabajadores del Banco Fassil en proceso de liquidación.

“Lo que sí debe quedar claro es que la mora está creciendo lentamente, pero está creciendo: el 2021 que era el 1,6% al 2022, que era 2,2%; a marzo 2,5%; a abril 2,8%; es decir, hay una tendencia de crecimiento”, sostuvo Dunn.

Depósitos

Los depósitos hasta abril se cifran en Bs 193.462 millones. El mismo mes, pero del pasado año, ese índice alcanzó Bs 211.082 millones.

La ASFI puntualizó que en marzo de 2023 “se efectuó una depuración de cerca de 579.000 cuentas de depósito cerradas, lo que incidió en una reducción con relación a los períodos previos”.

“En el caso de los depósitos, evidentemente sacando Banco Fassil, que representaba más o menos 3.000 millones de dólares, encontramos que con diciembre de 2022, ha habido una caída de 4.400 millones de dólares”, puntualizó Dunn.

“Entonces, eso significa que más o menos 1.400 millones de depósitos, sacando Fassil, todavía no han vuelto al sistema. Es decir, ha habido una caída en los depósitos bien importante”, destacó.

Créditos

El informe de ASFI da cuenta la cartera de créditos en abril se cifró en Bs 199.099 millones.

Dunn además puntualizó que “hasta marzo el crecimiento de la cartera ha sido bastante bajo, cerca al 1% y eso se ha estado manteniendo hasta abril”.

Sistema financiero

Dunn subrayó que “el sistema financiero es fundamental para la recuperación económica” y cuidarlo es fundamental.

“Bolivia es un país con un mercado de capitales muy reducido, no es como en otros países que tienes una bolsa de valores, tienes alternativa de financiamiento para las empresas. Bolivia es simplemente el sistema financiero tradicional, por eso cualquier perturbación al sistema financiero es fatal para una economía como la boliviana”, afirmó.

En ese marco, puntualizó que “es fundamental cuidar proveyendo de mucha certidumbre y mucha confianza a nuestro sistema de intermediación financiero y la recomendación es que justamente las medidas que vaya a tomar el Gobierno no vayan a afectar al sistema porque es el pilar fundamental de la economía boliviana”.