abril 14, 2024

Bolivia superó a Andorra por 1-0 en partido que dejó sabor a poco

El único gol nacional lo marcó Ramiro Vaca a los 12′. La Verde no jugó bien, golpeó en el momento exacto y sufrió sofocones producto de errores propios. El plantel llega este miércoles.

Bolivia se mide ante Andorra. Foto: FBF
Bolivia se mide ante Andorra. Foto: FBF

Fuente: El Deber

Fue victoria, pero la sensación del amistoso en Annaba, es que dejó sabor a poco. Bolivia debía ganarle a Andorra, y lo hizo (1-0), sin brillar, golpeando en el momento justo y desordenándose en varios pasajes. El triunfo permite ganar confianza, pero también, alerta que es necesario trabajar más, afianzar líneas para evitar que otro rival más duro, te gane.

Andorra se dio el gusto de hacerle pasar sofocones a Bolivia, porque la última línea, con Adrián Jusino, Luis Haquin y Marcelo Suárez, no lució fina, siguen habiendo dudas individuales en el juego aéreo y en el momento de los cierres. Ese ‘temor’ a perder el balón en zona caliente hizo que Andorra presionara, por momento quitara y presionara arriba.

De todas formas y en medio de ese mar de dudas, destacaron Roberto Carlos Fernández, en el primer tiempo, y Jaume Cuéllar, en el segundo. El primero fue incisivo por izquierda cuando tuvo chance y el segundo inyectó ímpetu, pidió y peleó el balón, pero tampoco pudo golpear ante un rival que dio licencias y que quedó expuesto para una Bolivia errática.

Pero vamos por parte. En la primera etapa Bolivia comenzó presionando arriba, con Medina y Fernández sumados al ataque por los extremos y con Ramallo y Ramiro Vaca apoyando a Carmelo Algarañaz. Andorra no encontraba cómo salir del asfixio y lo terminó pagando caro cuando Fernández, es un desborde por izquierda, centró al corazón del área y Vaca marcó el 1-0 (12’).

Era en realidad el premio para un equipo que comenzó con sed de llevarse por delante a un rival que se vio sorprendido. Poquito antes, Robson Tomé -una de las sorpresas en la formación- avisó con remate desde lejos que el meta atajó. Bolivia iba bien, tenía el control desde el medio y sorprendía con las llegadas rápidas de sus laterales. Ramallo y Vaca igual presionaban.

Pero esa dinámica comenzó a diluirse y de a poco Andorra fue creciendo con Marc Puyol manejando los hilos desde el medio y con Christian García que exigió en dos ocasiones a Guillermo Viscarra. El meta estuvo atengo para desviar a un costado balones calientes. Haquin lució indeciso en los balones aéreos y ahí se sufrió. En el complemento Zago hizo variantes.

Ingresaron de entrada Yomar Rocha, por Medina, y Villamir por Boris Céspedes, dos jugadores que no tuvieron demasiada participación mientras estuvieron en cancha. De todas formas tampoco es que ambos fueron una solución, más al contrario, participaron poco. El remate de Ramallo (44’) al palo a pase de Fernández, fue lo mejor del segundo tiempo.

Porque después, en la segunda clara que se generó, Robson Tomé entregó el balón a Fernández en una contra perfecta, pero el lateral izquierdo se la devolvió mal y la jugada se diluyó. Eso era Andorra, un equipo pálido, sin presencia frontal, pero que asustó mientras Bolivia le cedió espacios. Al final la victoria fue para Bolivia, aunque dejando muchas dudas.